La Musicoterapia

La terapia musical dio resultados, científicamente comprobados, en el año de 1930, en la ciudad de Nueva York. A partir de ahí se da el siguiente concepto terapéutico: la acción de la música es una eficaz terapia que actúa sobre el sistema nervioso y en las crisis emocionales, aumentando, o disminuyendo, las secreciones glandulares, activando (o disminuyendo) la circulación de la sangre y, por consiguiente, regulando la tensión arterial.

La música influye en nuestra mente y en nuestro organismo mediante la creación de emociones. Cualquier pieza musical puede influir ya sea de manera negativa o positiva: tanto puede causarnos depresión, angustia, estrés, ansiedad o ira, como puede relajarnos, causarnos alegría o equilibrio psíquico.

No hace falta saber de música para saber cómo influye cualquier pieza en nuestro organismo; basta con sentir que tipo de emociones despierta en nosotros. Las emociones negativas liberan sustancias químicas en nuestro organismo que obstaculizan su funcionamiento; las emociones positivas liberan sustancias positivas que colaboran a su buen funcionamiento.

La música actúa dentro de nosotros, de nuestra mente, por medio de vibraciones naturales que participan en cualquier tipo de materia. En este caso, estas vibraciones se filtran en nuestra mente y, a su vez, ésta envía la orden a afectando a nuestro organismo.

De esta manera tenemos que, la música, puede curar daños como desequilibrios nerviosos, influye sobre el corazón y los pulmones y, más allá de cualquier enfermedad, también actúa positivamente sobre casos de alcoholismo, tabaquismo, drogas y hasta la prevención de suicidios.

Acción de la Música en el Organismo

La música posee las cualidades de una droga, positivamente hablando, ya que tiene la capacidad de estimular o reprimir funciones del organismo. Al mismo tiempo la música dispone de un tipo de lenguaje que es imposible convertir en palabras. Es un lenguaje único que, solamente, se puede interpretar por medio de la energía y la vibración; si nosotros no tenemos este conocimiento en conciencia, nuestra mente y nuestro cuerpo sí, nuestro espíritu también; así que, basta una pieza musical para que mente, cuerpo y espíritu actúen solos.

Por eso, más allá del misticismo y la espiritualidad, se encuentra la ciencia, la cual ha adoptado a la música como una forma de curación en los tratamientos de psicoterapia moderna.

Curación por la música.

Los cuatro tratamientos más utilizados en la terapéutica musical son:

Curación por la música.
  1. La audición pasiva
  2. La audición activa
  3. La interpretación
  4. La labor creadora

 

 

La música hace fluir las emociones.La Música y la Mente

La música añade ayuda a superar depresiones psíquicas, alivia el insomnio y la tensión nerviosa y, sobre todo, desvía la atención del paciente a disminuir su angustia.

La música nos permite despertar el sentido de unidad, de integración social, ayudándonos a comprender y aceptar las ideas ajenas.

Pero la música es mucho más que una terapia: la música consigue lo que, difícilmente, se consigue por medio directo de la ciencia o las religiones. La música eleva el nivel emocional de la mente humana, proyectándola al infinito.

Este tipo de terapia también tiene sus limitaciones y no hay reglas establecidas, es decir: una pieza musical que puede ser de beneficio para una persona, puede ser perjudicial para otra.

La terapia musical no tiene efectos secundarios si se aplica, profesionalmente, dentro de la medicina.

La musica hace fluir las emociones.

La Música y las Emociones

El principal valor terapéutico de la musicoterapia reside en su influencia sobre las distintas emociones. También ejerce efectos sobre el metabolismo, la presión el pulso y el volumen sanguíneo, la energía muscular, la respiración y las secreciones internas.

La terapia musical puede utilizarse para despertar la atención y prolongar la duración de la misma, así como para estimular las facultades de asociación y la potencia imaginativa.

También es excelente para producir escapes socialmente aceptables. Asimismo influye en la persona estimulando la confianza en sí misma.

Musica y salud.

Musicoterapia y relajación

Antes de iniciar con nuestra sesión de musicoterapia es necesario que el cuerpo tenga esta disposición, es decir, tenemos que alcanzar un cierto nivel de relajación.

En este proceso, la respiración juega un papel muy importante. A continuación describiremos la forma correcta de respirar.

Postura inicial, pero si el estado de la persona enferma impidiera hacerlo en esta posición, puede realizarlos acostado, con los brazos y piernas paralelas al cuerpo.

Respira profundamente hasta comprobar que tus músculos están relajados (esto puede tomar alrededor de 10 respiraciones profundas).

Ahora sigue el siguiente proceso en cada zona de tu cuerpo: fijar tu atención en una parte del cuerpo, crear tensión en los músculos correspondientes, respirar profundamente para relajar, y haz una pausa para continuar con otra zona del cuerpo.

El orden que debes seguir es el siguiente:

Relajación mediante la música.

Relajación mediante la música.
  1. Cabeza
  2. Cejas
  3. Ojos
  4. Mandíbulas
  5. Lengua e interior de la boca
  6. Labios
  7. Cuello
  8. Nuca
  9. Hombros
  10. Tórax
  11. Estómago
  12. Espalda
  13. Región lumbar
  14. Mano, antebrazo y bíceps
  15. Muslos y caderas
  16. Pantorrillas y pies

Una vez terminado todo el proceso de relajación, procederemos a comprobar que todo nuestro cuerpo esté verdaderamente relajado haciendo otras 10 respiraciones más, largas y profundas, llenando completamente los pulmones de aire, haz una pausa de 5 minutos y procurando que nuestra mente permanezca en blanco.

Poco a poco vamos abandonando el estado de relajación completa y nos vamos incorporando, nuevamente, a la vida normal, inspirando la mayor cantidad posible de aire en cada respiración. Poco a poco vamos moviendo nuestro cuerpo, lentamente, hasta llegar a un nivel normal.

Musicoterapia.

Musicoterapia.Una respiración correcta nos llenará de beneficios en nuestra vida diaria; por ejemplo:

Nuestras horas de sueño se convertirán en verdadero sueño reparador; no solo dormiremos tranquilos sino que descansaremos sin necesidad de requerir de las 8 horas convencionales.

Notarás una mejoría en las relaciones personales con todos los que te rodean.

Tu nivel de concentración mejorará de manera notable. Lo verás reflejado en tu vida profesional o laboral y un mejor rendimiento físico.

Las emociones descontroladas como la ansiedad, angustia, preocupación, depresión o la depresión son superadas fácilmente.

También es de gran ayuda para molestias cardíacas y respiraciones, prevención de trastornos nerviosos, úlcera de estómago, etc.

 

Proporcionado por :Miksa.