El Amor y el Zodíaco

Los elementos que componen la naturaleza son cuatro: Fuego, Tierra, Aire, Agua.

A cada uno de ellos, le corresponden tres signos zodiacales, que presentan características particulares comunes entre sí, relacionadas con esta pertenencia.

Aries, Leo y Sagitario son signos de Fuego.

Los nacidos bajo estos signos son individuos dinámicos, activos, con espíritu aventurero, tendencia al liderazgo y de emociones intensas.

Tauro, Virgo y Capricornio son signos de Tierra.

Los nacidos bajo estos signos son individuos estables, responsables, tradicionalistas y protectores.

Géminis, Libra y Acuario son signos de Aire.

Los nacidos bajo estos signos son individuos innovadores, creativos, defensores de la libertad.

Cáncer, Escorpio y Piscis son signos de Agua.

Los nacidos bajo estos signos son individuos sensibles, románticos y necesitados de protección, a la vez que protectores.

Vamos a analizar el resultado de las distintas combinaciones posibles de estos elementos entre sí y como interactúan con relación al amor entre los integrantes de una pareja.

Fuego-Agua

La impulsividad del Fuego hiere la sensibilidad del Agua. Agua no perturba las emociones de Fuego. Hay una gran atracción entre los dos.

Fuego-Aire

La impetuosidad de Fuego provoca rechazo en Aire, a quien no le gusta la presión. Aire debe aprender a involucrarse más, Fuego a controlarse más y ambos deberán basar esta relación en el diálogo.

Fuego-Tierra

Tierra busca protección. Fuego desequilibra a Tierra con sus actitudes desmedidas. Pero los opuestos se atraen.

Fuego-Fuego

Relación de fuego, pero que puede volverse superficial, ya que los dos son volubles.

Tierra-Agua

Predomina el sentimiento de amor. Agua puede comprometer, a veces, la armonía de la relación con aventuras pasajeras.

Tierra-Aire

Es una relación signada por él diálogo, y la comprensión mutua. Tierra amenaza a veces el bienestar de la relación sofocando a Aire.

Tierra-Tierra

Relación duradera, estable, fiel y sincera. La timidez de este elemento se duplica, pero al mismo tiempo duplica las posibilidades de éxito.

Aire-Agua

Agua desea ser protegido. Aire no cumple efectivamente con esta necesidad. Pero cuando el amor es fuerte, estas diferencias se compensan con la felicidad.

Aire-Aire

Es una relación de libertad, donde la individualidad de cada uno evita las rutinas y las actitudes posesivas. El diálogo es sincero. El romance es real.

Agua-Agua

Relación armónica, donde los integrantes de la pareja se aíslan demasiado de los demás. Deberían ser más independientes el uno del otro.

 

 

 

Proporcionado por :

Nhoa- clarividente