Interpretar Tirada Cartas Tarot

En la tirada de cartas se manifiesta, expresa, materializa, la información que recibimos sobre lo consultado.
Reitero, como he dicho en los módulos anteriores, que es el mismo tarotista el que transmite la información. Por lo tanto, para que ésta se exprese correctamente, debemos tener muy en claro el tipo o método de tirada seleccionado para una determinada consulta.
Hay diferentes tiradas. Más complejas, más simples, con mayor o menor cantidad de cartas. Cada una se ajusta a un tipo de consulta. También, cada uno, puede elegir las que más se ajusten a sus preferencias o gustos, y, además, modificarlas o desarrollar nuevos tipos de tiradas.
El primer paso es mezclar las cartas. En el acto de mezclarlas, las cartas asumen el lugar que les corresponde para luego caer en la posición debida dentro de la tirada elegida. Por esta razón, el proceso de hacerse con todos los pasos es claro en la mente. Desde la consulta y la persona o asunto consultado, hasta la tirada que vamos a emplear. De más está decir que, si cambiamos el tipo de tirada a mitad del proceso, el resultado se verá fuertemente deteriorado.
Entonces, teniendo en claro la consulta y la tirada a emplear, se procede a mezclar las cartas. Primero puede ser con cualquier método preferido. En esto cada uno encontrará su preferido. Por último, es conveniente poner el mazo sobre la mesa, con las cartas hacia abajo, y proceder a extenderlas en círculo, continuando con este movimiento hasta realizar tres o cuatro círculos.
Luego se juntan agrupándolas nuevamente en su forma de mazo, y se procede a la tirada, siempre con el lomo hacia arriba, y sacando las cartas desde abajo, tomándolas desde la punta superior, y dándoles vuelta para que queden mostrando la "cara" o deslizándolas desde abajo para que se mantengan boca abajo según las características de la tirada elegida.
Como referencia voy a nombrar algunos de los tipos de tiradas:
Cruz de las cinco cartas, Estrella de David, Cortesana, Cruz Celta, Suma Sacerdotisa, Gitana, Casas Astrológicas.
La lista puede hacerse bastante larga ya que existen muchos tipos y, además, las variantes que se han ido incorporando.
En las tiradas, cada carta se refiere a una parte de la consulta. Por ejemplo: en "las casas astrológicas" se tiran doce cartas, cada una tiene el significado de la casa astrológica correspondiente.

  1. La persona consultada, su personalidad, forma de actuar y estado actual.
  2. Sus ingresos, cómo se encuentran, qué está sucediendo.
  3. Su relación con gente próxima, como hermanos, vecinos y, también, la posibilidad de algún viaje corto.
  4. La casa paterna, su relación con sus padres y sus proyectos de establecerse para el resto de la vida.
  5. Los hijos, la diversión y la especulación.
  6. Empleos y empleados. La salud.
  7. El matrimonio y las sociedades.
  8. El final de las etapas de la vida. La muerte, propia o de personas cercanas.
  9. La mentalidad elevada, los ideales, los viajes largos.
  10. El entorno social, la fama (o descrédito).
  11. Las amistades, los anhelos y expectativas en la vida.
  12. Lo oculto, secreto. Enemigos ocultos, dolencias crónicas

En este caso se tiran las cartas boca arriba. Éstas nos muestran un panorama general de todas las áreas de la vida, según el significado de cada carta, y si ha caído derecha o invertida.
Si luego se quiere estudiar alguna casa en especial, se puede emplear otro tipo de tirada para el caso. Por ejemplo, si queremos saber mas detalles sobre la casa 7 (la pareja), podemos utilizar la tirada en Cruz:
Se tira la primera carta adelante, próxima al consultante. La segunda atrás, próxima al que tira las cartas. La tercera a la izquierda, la cuarta a la derecha, y la quinta en el medio.

Como se ve, cada uno debe aprender a combinar las tiradas para completar la respuesta de lo consultado, eligiendo las que más se adapten a sus propias características.
En algunas personas, las tiradas más "famosas" o con nombres más impactantes, estimulan más sus mecanismos internos permitiéndoles mejorar la percepción y el resultado. Queda claro que no es la tirada la que funciona mejor. Es el tarotista que, inconscientemente, es más estimulado.
Seguramente todo lo dicho ha de generar preguntas, y posiblemente aportes. Quedo a la espera de los mismos.